Padres! ¿Qué herencia le dejan a sus hijos?

La mejor herencia q los padres o tutores puedes legar a sus hijos es la educación a través de su propio ejemplo:

Valores y Principios!

Sí hoy día existen prostitutas, gigolos, chaperos, mendigos, fracasados, delincuentes, timadores, manipuladores, psicópatas y depresivos… la razón no es otra que el hecho de no haber tenido unos buenos pilares en la vida educacional familiar, por más que digan o vociferen que las prostitutas, delincuentes, etc, cada uno ha elegido el estilo de vida que tiene, bien porque se dejó arrastrar por las circunstancias, bien porque no supo decir NO, bien porque le agradaba la idea y ahora ya no tanto.

Una persona con Pilares Educacionales y Principios Firmes, tiene mayores posibilidades de conocerse a sí misma, más posibilidades de sentirse segura de sí misma y conocer sus fortalezas y debilidades, debido al ejemplo que se ve manifestado en casa y porque hay tiempo para pensar y sentir sin drama.

Esa es la Verdadera Herencia que unos padres o tutores pueden dejar a sus hijos!

Sin moral, sin civismo y sin educación la vida es una selva de cristales que se rompen uno detrás de otro sin fin y una bomba de relojería con un reloj que no tiene fin, generando angustias y alimentando el malestar y la ausencia de amor que en el futuro podrían traer la proporción de lo que hemos dado como padres.

Una persona con buenos principios y bases morales, es una persona que sabe tomar las riendas de su vida, piensa en sí misma para el bienestar propio y en consecuencia en el ajeno, aunque tenga momentos de debilidad o confusión a lo largo de la vida.

Da y Recibe Calidad de Vida!

La importancia de que los padres muestren el Amor y Respeto que se tienen entre ambos frente a la familia, será el espejo que refleje la calidad de Vida que los hijos imitarán y finalmente ejecutarán en su madurez, y así se repetirá en las futuras generaciones, mejorado por el discernimiento individual o empeorado por la vagancia mental.

Hablen con libertad dentro de las relaciones familiares, adaptándose secuencialmente a la edad de los hijos. Comuníquense desde el Amor y la Comprensión, fluyan dentro de la relación que tienen con sus hijos, recuerden que son seres puros que traen el amor incrustado en sus poros y si aprenden a interactuar con madurez en la relación que mantienen con sus hijos, comprobarán que las conversaciones fluirán hacia el crecimiento entre ambas partes. Sean amigos, amigos en los juegos “revivan su infancia”, recuerden con alegría y sin limitaciones la belleza de vivir sin esos límites o escusas emocionales que a veces nos imponemos sin darnos cuenta. Pero también recuerden que son padres y que la responsabilidad no solo de los hijos sino del futuro de la vida o la no vida, depende de cada uno de nosotros, por lo que es preciso establecer parámetros de conducta, respeto, amor y reglas para la armonía del hogar y en consecuencia de la sociedad.

Convivir con nuestros hijos es tomar conciencia de quienes somos y de quienes en ocasiones, nos hemos olvidado. Recordar la pureza de nuestra expresión amorosa y sin condiciones, debe ser manifestada en el día a día RESPETÁNDONOS INDIVIDUALMENTE, EN PAREJA Y EN FAMILIA.

Solo así construiremos una sociedad equilibrada, inteligente y con ansias de autosuperación. Por muchas diferencias que haya entre sus hijos, ellos también vienen a enseñarnos a través de su comportamiento de sus antojos, de sus novedades, de sus preguntas; evalúa que debes integrar en tu vida para comprenderlos y apoyarlos, pídele a tus hijos que te digan que quieren de ti y cómo lo quieren – y como saben, no hablo de nada material sino del compartir, conversar y aunar esfuerzos -.

Recordemos todos que una vez que morimos, ni siquiera nos llevamos la ropa que nos ponen dentro de la caja.

Nos llevamos esfuerzos con logros, nos llevamos victorias, experiencias, viajar, compartir, vivir en unión. No dejen que sus hijos vivan pegados a una pantalla, sólo porque no quieren o no saben como atenderlos, por que ellos serán los que el día de mañana se conseguirán como conductores de servicios públicos, o en la ventanilla de alguna empresa, atendiendolos y tal vez, no sea lo que esperaban. A veces exigimos más a los demás que a nosotros mismos, es hora de autoanalizarnos y todo puede mejorarse si empiezas por ti mismo/a.

Es cierto que hemos venido sin manual de instrucciones en forma de libro, sin embargo, tenemos algo llamado, “intuición” ese es nuestro mejor manual y si nos provoca hacer una tarea sana, jugar sanamente o conversar, llenos de alegría y liberados de un viejo y pesado pasado …. Entonces estaremos recordando que la paz vive en nosotros si así lo elegimos y la sonrisa saldrá sin esfuerzo.

Los cambios comienzan en el momento en que tomas consciencia de ello y te respetas a ti mismo en tus decisiones y las aplicas inicialmente desde ti y para ti y en consecuencia en tu núcleo familiar.

A lo largo de nuestra web iremos subiendo información que apoyará el discernimiento individual desde la salud.

Recuerden que las cosas se pueden comprar …

El Amor, se siembra, se riega y se cosecha cada día aportando frescor a la luz de nuestras Relaciones.

Es importante recordar que vivir dentro de la familia es básico para ser feliz.

Son demasiados los hogares en los que el tiempo libre de algunos padres/tutores se ejecuta en lugares ajenos al hogar llegando incluso a carecer de tiempo para disfrutar con la propia familia.

No se quejen si con el tiempo desconocen a los hijos que se supone que tienen y que no han atendido, con los que no han jugado a diario, con los que han dejado de conversar cada día, a los que han dejado a un lado… cuando precisaban de la guía de los padres para realizar tareas o deberes, atender dudas o sencillamente por precisar de un abrazo y no tenerlo porque estaban “ocupados atendiendo a los amigos en la calle, en el bar, etc” o cualquier otra excusa que se quieran poner.

Padres, si quieren hacer lo que sea en la calle, compartan sus tareas con sus hijos, aprendan a ser unidos, a compartir unidos, a conversar unidos.

Padres… da igual como los trataron sus padres, ya no hay escusas. El pasado no se puede cambiar, pero si puedes cambiar tu punto de vista acerca de el.

Y porque no darnos cuenta de que nuestros padres aprendieron lo que aprendieron y como lo aprendieron y no tuvieron el discernimiento de cambiar; es cierto eran otros tiempos y circunstancias.

Sin embargo en el presente estamos VIVIENDO en la era de la información, de la evolución interior. La era industrial, TERMINÓ!

La vida está cambiando y a nuestros padres en algunos casos ya convertidos en abuelos, se les hace cuesta arriba romper viejos moldes y de alguna forma pareciera que a nosotros también y curiosamente, últimamente, nos sentimos diferentes, pareciera que sentimos una ligereza con respecto a nuestro pasado y recordamos cosas que hacía mucho tiempo no habíamos vivido, o sencillamente reaparece gente de nuestro pasado que hacía mucho que no veíamos…. La cuestión es que sin saber cómo y a veces ni siquiera por qué, nuestro entorno está cambiando y es porque lo que pasó … PASÓ!

No se trata de cambiar a nadie, sino de ACEPTAR, de ABRIRNOS A ENTENDER desde otro PUNTO DE VISTA

DE HACERNOS RESPONSABLES DE NUESTRA PROPIA VIDA,

DE TOMAR LAS RIENDAS Y HACER SEGÚN LOS DICTADOS DE NUESTRO CORAZÓN

y reitero… DE NUESTRO CORAZÓN!

OBSERVAR,

SENTIR,

ABRIR EL CORAZÓN,

DISCERNIR

Y

CONSTRUIR”.

Disfruta de cada día

Mary García

Salud Holística

Sex-Soul