Por Amor o Hipocresía

Son miles las parejas que toman la decisión de contraer matrimonio anualmente. ¿Cuál se su verdadera motivación ?

¿Amor Sincero?

¿Amor Dependiente ?

¿Acto Social alojado en el Subconsciente?

¿Hipocresía contigo mismo/a?

Los momentos que vivimos son tan intensos y a la vez van a una velocidad vertiginosa que pareciese que en cualquier momento podríamos caernos de la montaña rusa en la que nos encontramos. A cada uno en su área y en donde realmente le toca, y hablando de tocar: toquemos el Corazón … o no ?

Muchos ya saben que en la antiguedad EL MATRIMONIO fue creado para incrementar los bienes materiales que poseían dos familias, razón por la cual, los matrimonios se pre-acordaban entre los padres de los contrayentes para el beneficio económico o de bienes materiales que alcanzarían a poseer la unión de ambas familias.

Diré con seguridad a no equivocarme, que la mayoría de esas relaciones se desarrollaban dentro de la resignación de unos y la imposición de caracter de otros, independientemente del género al que perteneciesen. Por supuesto, que con el roce y los años de convivencia algunos llegaban a quererse o a compartir sentimientos entre ambos “no siempre positivos” ya que pocos eran los que realmente se sentían felices de contraer matrimonio, de ahí el tono jocoso del Matricidio.

Sin embargo, en pleno siglo XXI, con toda la información que nos rodea y en ocasiones hasta nos aturde, lo que nos lleva a “elegir la información y de quién viene”, siguen realizándose matrimonios que en poco tiempo terminan y algunos de ellos, después de años de convivencia, deciden contraer matrimonio para en ocasiones producirse la ruptura.